HomeSegunda funcion publicos en red

Vecinos de Barrio Bellavista son los protagonistas en función de Taller Siglo XX

Más de 30 personas participaron de la segunda actividad de Públicos en Red, programa que entre otros propósitos, busca posicionar las salas que componen nuestra Red como espacios inclusivos dentro de sus propios territorios. La dinámica se llevó a cabo la tarde del viernes 15 de junio con el montaje De cuando Dostoievski inventó a Dios de la compañía Cronópolis Teatro.

 


El Centro Cultural de Artes, Ciencia y Educación, Taller Siglo XX Yolanda Hurtado fue el espacio que propició una entretenida jornada de aprendizaje, intercambio y valoración de las artes, en particular del teatro, entre vecinos del Barrio Bellavista-Recoleta y los integrantes del colectivo Cronópolis Teatro, quienes dialogaron en compañía de los encargados del Taller y del equipo de especialistas en Formación de Públicos de nuestra Red.

La jornada comenzó con actividades de apresto para propiciar una mejor vinculación de los vecinos convocados, de este modo, fueron recibidos por el gerente, administrador y coordinador general del espacio, Leo Lobos, quien los llevó por un recorrido a las distintas salas que forman parte del lugar, explicando los orígenes, propósito e historia del Taller, hasta llegar a la Sala de Cámara, donde los vecinos, desde las butacas se convirtieron en protagonistas de la obra, ya que en ellos se centró la actividad.

“Es fundamental generar instancias que permitan a ese público, que a veces no tiene la posibilidad de acceder a obras de la calidad con la que se están presentando en nuestra Red de Salas, porque les das acceso y ellos a su vez, ayudan a revitalizar la actividad cultural de cada teatro. Estas prácticas permiten ese feedback con el público y los artistas, en un acercamiento que no siempre existe”, expresó Lobos.

De cuando Dostoievski inventó a Dios, (en cartelera hasta el 24 de junio) que hace un cruce entre un periodo de la vida del afamado escritor de la Rusia zarista, Fiodor Dostoievski, durante su encarcelamiento político en Siberia; y los pasajes de la vida de Pablo, profesor universitario chileno, que en tiempos de la dictadura, encuentra unos manuscritos inéditos del escritor; en los cuales filosóficamente probaría la no existencia de Dios; fue el montaje de la segunda función del programa de formación de públicos de nuestra Red.

Tras el aplauso final, los vecinos se dirigieron a la cafetería del recinto para conversar con la dramaturga y directora de la obra, Javiera Larraín, junto al asistente de dirección, Cristian Aros, quienes respondieron todas las dudas de los vecinos, acerca de la génesis del montaje. En tanto, los vecinos pudieron conocer más sobre Dostoievski y su legado, y lograron reconocer el ejercicio de poner en valor la memoria nacional de nuestra historia reciente.

Cristián Veas, uno de los vecinos que participó dijo, “hace poco nos estamos cambiando del cine al teatro, pero como usted sabe, el teatro tiene esa cosa mágica, la sensación de estar ahí en el momento. Uno a veces lo tiene olvidado y esto hace que reviva y que nos encante nuevamente. Es muy bueno que se den estas instancias, a nosotros nos encantó esta posibilidad, porque con mi señora siempre pasamos por aquí y no sabíamos que esto era un teatro y que daba obras tan buenas”.

Javiera Larraín valoró el conversatorio final que se organizó con los vecinos del barrio, “me parece increíble lo que sucedió, porque uno como creador tiene pocas instancias de retroalimentación con el público. Uno hace la obra para un público y es importante saber esa opinión, dialogar y que puedan hacer una lectura crítica de la obra. Además este proceso formativo de audiencias, con público que no es tan asiduo al teatro, propone también un reencantamiento del espectador con el teatro”.

Formación de Públicos

Consiste en la planificación, elaboración e implementación de estrategias orientadas a incidir en las preferencias y valoraciones de un determinado grupo, frente a las creaciones artísticas e intervenir en las barreras que condicionan el acceso y la participación de estos grupos en la oferta cultural” (Ibacache, 2014, p. 7), es decir, los programas en este ámbito buscan intervenir en la desigualdad de acceso y participación en la oferta artística.

Contar con una estrategia de formación de públicos potencia la gestión de los espacios culturales en tanto hace visible la dimensión social que éstos pueden (o deben) cumplir (Vergara, 2016). Cabe mencionar, que todo plan de formación de públicos requiere un trabajo sostenido en el tiempo y que sus resultados serán visibles a mediano y largo plazo.